Un poco más sobre nuestros proyectos

Para entender lo que hacemos, necesitamos explicaros dónde actuamos...

Honduras está situada en el corazón de América Central, es un país pequeño, con unos 9 millones de habitantes, donde la mayoría es población juvenil e infantil.
Un país extremadamente pobre, producto de la corrupción y los destrozos provocados por inundaciones que a menudo destruyen a su paso por tierra los huracanes y las tormentas tropicales.
Es un país en el que se carece de lo más esencial: vivienda digna, empleo fijo, salarios ajustados al coste de vida, salud, educación, etc. Esta situación trae como consecuencia graves problemas como la delincuencia y las asociaciones ilícitas que llevan al país a un futuro muy incierto. 

En estos años, la inmigración ilegal, en su mayoría hacia Estados Unidos de América, se ha convertido en uno de los mayores problemas a afrontar. Se trata de jóvenes que emprenden esta peligrosa ruta en busca de mejores oportunidades. Mientras tanto, los mayores se quedan con la incertidumbre de no poseer un trabajo ni una pensión que les permita vivir con dignidad. 
Otro sector sumamente vulnerable está integrado por las mujeres, jóvenes y niños. Con toda la normalidad, se inicia la maternidad a una muy temprana edad, por lo que no suelen culminar el colegio, con las consecuencias familiares, personales, y de salud que conlleva.

LUMA en Honduras

LUMA es una asociación que todavía tiene que crecer mucho. Los proyectos que tenemos en mente son casi incontables: contratar a un psicólogo que pueda atender a todas las personas de la colonia, organizar el dispensario médico para que se aprovechen mejor los recursos, contratar a un profesor que imparta clases a quienes lo necesiten y enseñe a leer, crear un centro de acogida para menores...

Sin embargo, hay que ir paso a paso. Y hemos decidido empezar por uno de ellos, al que hemos llamado "PsicoHonduras"